Búsqueda personalizada

jueves, 24 de junio de 2010

Reinado oscuro: Ojo de Halcón, de Andy Diggle y Tom Raney.

Ficha técnica:

Guión: Andy Diggle.
Dibujo: Tom Raney y Andrés Guinaldo.
Tinta: Scott Hanna
Portadas: Clint Langley.
Edición original: Publicado por Marvel en la miniserie Dark Reign: Bullseye, números 1 a 5.
Edición española: Publicado por Panini en 2010 en dos números de 72 (3´9 €) y 48 (3´25 €) páginas.


Historia:

Tras la invasión del ejército skrull Norman Osborn se encuentra en una posición de privilegio total y piensa aprovecharla para ajustar cuentas con todos sus enemigos. Una de sus primeras medidas es la reestructuración de los Vengadores. Sin que el público lo sepa los héroes más poderosos de la Tierra han sido sustituidos por siniestros villanos. Ahora bajo la máscara de Ojo de Halcón se encuentra el psicópata Bullseye que pretende seguir llevando a cabo sus carnicerías cambiando sus famosas cartas por letales flechas.

Opinión:

Andy Diggle se está convirtiendo en uno de los escritores predilectos de la casa de las ideas. Actualmente se encarga de la serie regular de Daredevil por lo que resulta interesante ver su punto de vista sobre el enemigo por antonomasia del protector de la Cocina del Infierno. El autor demuestra que ha hecho los deberes y cumple con una miniserie que sin ser brillante sabe entretener al lector. Además Diggle se permite algunos guiños a escenas míticas de la colección de DD.

En esta miniserie tenemos a un Bullseye desquiciado, capaz de asesinar a sangre fría a cuanto individuo se cruce en su camino. Es en este rol en el que mejor encaja este personaje, ya que las veces que sale “haciendo el héroe” (como en la primera escena o en alguna otra de sus apariciones e Reinado Oscuro) no termina de cuadrar. No veo a Bullseye luchando contra un robot gigante, pero no me cuesta verle atacando a transeúntes inocentes. En este sentido Diggle capta la esencia del personaje y nos hace ver como es realmente Bullseye en cada momento.


Pero no todo son alabanzas la resolución final chirría un poco y retoma acontecimientos vistos en Bullseye: Grandes éxitos, por lo que es recomendable conocer un poco esta historia. Además en el quinto episodio Tom Raney es sustituido por Andrés Guinaldo que tiene un estilo bastante diferente a Raney.

Miniserie correcta, de lectura rápida y entretenida. Lástima de su final no excesivamente acertado o del poco aprovechamiento de Ben Urich que podría haber dado más juego. Recomendable para pasar el rato.

1 comentario:

Yota dijo...

Mola bastante, aunque solo sea por ver las bestialidades de Bullseye matando a cuanta persona se le pone por delante.