Búsqueda personalizada

jueves, 21 de enero de 2010

Animal Man de Grant Morrison.

¿Quién es Animal Man?

Buddy Baker es el hombre normal que un día se topa con unos alienígenas y adquiere poderes del reino animal. Es capaz de captar la esencia de cualquier especie animal y tener, durante un tiempo, sus características especiales. Ello le permite volar como un pájaro o respirar bajo el agua como los peces. El origen del personaje es muy tópico y sus poderes no son muy espectaculares, de hecho hasta su traje es bastante hortera. Animal Man es un personaje de segunda, nada que ver con Batman o Superman, los primeras espadas de DC.

Con todo ello Morrison decidió que este personaje sería perfecto para sus planes. Le tomo y rehizo a su gusto durante los 26 números que duro su etapa al cargo de la serie. Esto ya ha ocurrido en otras colecciones donde un autor novel recibe el encargo de llevar una serie segundota y crea una obra maestra. Justo como ocurrió con el Daredevil de Frank Miller.


Las historias:

Morrison se dedica a tratar dos temas fundamentalmente en este cómic, la ecología y los límites entre cómic y realidad. Debido a sus poderes Animal Man se muestra como un auténtico icono de la defensa de los derechos de los animales. Participa activamente en contra de la caza del zorro o de la experimentación con animales en los laboratorios. La crueldad del hombre contra los animales se ve reflejada con toda crudeza, especialmente impactante me pareció el número dedicado a la pesca de los delfines.

El otro tema de la esta etapa es la relación entre la realidad y la ficción. Aparte del alucinante final que se comenta más adelante hay otro episodio muy curioso sobre este tema, el titulado El Evangelio del Coyote. Donde se empieza a comparar la relación entre el autor y el personaje con la de Dios y Hombre. Esta relación se ve también en algunos comentarios de algunos personajes o en como desaparecen como por arte de magia algunos secundarios.

Debido a los temas tratados y a algunas escenas especialmente fuertes esta serie paso al sello Vértigo, destinado a las historias más adultas. A pesar de ellos inicialmente eran del universo DC normal por lo que aparecen algunos de sus personajes más representativos. De hecho durante esa etapa Animal Man pertenecía a la Liga de la Justicia de Europa y algunos de sus compañeros se dejan caer por esta colección.


El dibujo:

Sin duda el apartado más flojo de toda la obra. No es que sea un mal dibujo pero no llega al nivel de las historias. De la mayor parte de los números están realizados por Chas Truog a los lápices y Dough Hazlewood en las tintas. Su trabajo es simplemente correcto a la hora de retratar los sucesos que les dictaba Morrison.

Lo mejor del dibujo son sin duda las espectaculares portadas de Brian Bolland. Este hombre es sin duda un auténtico maestro del dibujo y deja un total de 26 ilustraciones realmente soberbias. Si se hubiera dedicado a dibujar también el interior del cómic estaríamos hablando de una obra maestra.

El desenlace:

Capítulo aparte se merece como acaba la saga. A lo largo de toda la historia Morrison va dejando pistas de lo que tenía pensado para el final, aunque una vez llegado a él la sorpresa es mayúscula. El propio Animal Man ve como su vida se arruina, su familia es asesinada y todo lo que intenta para salvarlos resulta inútil. En estos intentos por ayudar a sus seres queridos va encontrándose con personajes del universo DC totalmente olvidados que permanecen en el limbo. Allí descubre que es un personaje de cómic y que sus historias están escritas y programadas por un guionista.

Esto sin duda es una de las cosas más raras que he leído nunca en un cómic. El propio personaje se da cuenta de lo que es y actúa como tal. Morrison va estableciendo los límites entre ficción y realidad, Buddy se da cuenta de lo que es y que su futuro no esta en sus manos.

El remate de la historia, en su último número, es cuando el propio Grant Morrison aparece en la historia y tiene una charla con Animal Man. Esta conversación es uno de los cómics más interesantes que he leído nunca. Morrison intenta explicar todas las cosas que le han ido pasando a Animal Man y como le ha metido en todos esos problemas. A su vez el propio Animal Man intenta luchar y revelarse contra su creador pero termina por darse cuenta de que eso es imposible. Se establece una relación entre autor-Dios y personaje-hombre. Realmente curioso y sorprendente el desenlace.

Morrison hablando con Animal Man.

La edición española:

La edición más reciente es una recopilación en tomos de tapa blanda iniciada por Norma en sus últimos tiempos como propietaria de los derechos de DC en nuestro país y terminada por Planeta. Es una edición muy buena que incluye todos los episodios, portadas y algún artículo sobre la obra. No es difícil encontrar esta edición en las tiendas de segunda mano o de cómic antiguo.

Hace muchos años también fue editada por Zinco aunque a día de hoy es prácticamente imposible de encontrar. Esta edición tiene peor calidad de impresión pero lo compensa con abundantes artículos explicativos que ayudan a la compresión de la historia.


Opinión:

La verdad es que me ha gustado mucho toda la historia. A lo largo de los primeros números Morrison va contando historias más o menos normales pero va tejiendo un misterio poco a poco. El final me ha parecido realmente alucinante. Un cómic que se merece más de una revisión y en el que se pueden sacar muchas cosas de sus relecturas. Quizá debido a lo raro y abstracto de su final puede que no apasione a todo el mundo. Desde mi punto de vista es una lectura absolutamente recomendable. Una obra genial.