Búsqueda personalizada

martes, 19 de mayo de 2015

Sons of anarchy. Temporada dos.

 
Hace un par de meses me enganché a SOA, una serie de la que había leído muy buenas referencias pero que nunca me había sentado a ver. La primera temporada me encantó. Sus personajes tienen mucho gancho, los actores hacen un gran trabajo, las historias de cada capítulo son muy interesantes y los detalles que dejan caer sobre el pasado de la banda y las futuras tramas dejan muy buen sabor de boca. Con todas estas expectativas en mente estaba claro que la segunda temporada o las confirmaba o se convertía en un petardo. Por fortuna esto segundo no ha ocurrido. La segunda temporada de SOA supera en todo a la primera y me ha dejado la sensación de estar ante una de las temporadas más intensas, divertidas y emocionantes de cuantas he visto en los últimos años.

A diferencia de su predecesora esta segunda temporada de la serie conforma una gigantesca historia que se va desarrollando de forma ordenada y ágil hasta el impactante final. Pero no os engañéis, cada uno de los 13 capítulos tiene varios momentos destacados y habrá más de una sorpresa de por donde avanzará la historia. Las sorpresas y revelaciones inesperadas están a la orden del día.


Durante esta temporada los SOA chocaran con un grupo neonazi que esta intentando asentarse en la ciudad. A diferencia de nuestros protagonistas este nuevo grupo intenta cuidar mucho las apariencias y todas sus actividades son legales. Ambos grupos chocan ya en el primer capítulo y queda claro que la ciudad es demasiado pequeña para que puedan compartirla. A la inminente guerra se irán uniendo las otras bandas que ya conocimos en la primera temporada y volveremos a ver a sus líderes así como algún otro viejo conocido.

Otro punto destacado es la lucha que se establece entre Clay y Jax a causa de las decisiones tomadas por el líder del grupo y en concreto por el error cometido al final de la primera temporada. La tensión entre ambos irá en aumento hasta acabar liándose a palos. Lo mismo ocurre con el resto de miembros de SOA. El grupo esta muy cerca de una guerra interna que puede acabar con toda la banda. Afortunadamente para ellos, acaban aparcando sus diferencias y concentrándose en luchar contra sus rivales. Este cambio de actitud es producido sin duda por Gemma, madre de Jax y esposa de Clay, que unirá al grupo cuando más lo necesiten revelando un terrible secreto.


 
Además de todo esto me ha gustado mucho la evolución de algunos personajes. Tara, la actual novia de Jax, se va endureciendo con el paso de los capítulos y comienza a parecerse a Gemma. El personaje de Gemma es sin lugar a dudas el más importante de toda la serie. En un principio podría parecer secundario pero en esta segunda temporada adquiere una gran relevancia y gran parte de las acciones y decisiones giran en torno a ella. La verdad es que la serie cuenta con un reparto muy bueno. Los personajes que no dejaran indiferente a nadie. A unos los odiaras, a otros los amaras, pero todos ellos dejan huella en el espectador

La primera temporada de los SOA es bastante buena. Presenta a unos personajes interesantes, va dejando pistas de por donde irán las tramas futuras. Esta segunda temporada es mucho mejor, con una historia muy buena y unos cuantos giros de guión que te mantendrán pegado a la pantalla.