Búsqueda personalizada

viernes, 22 de mayo de 2015

Mad Max: Furia en la carretera de George Miller.

Ficha:

Dirección: George Miller.
Reparto: Tom Hardy, Nicholas Hoult, Charlize Theron, Rosie Huntington-Whiteley, Mel Gibson, Zoë Kravitz y Nathan Jones.
Título en V.O.: Mad Max: Fury Road. Nacionalidades: USA.
Año: 2014. Fecha de estreno: 15-05-2015. Duración: 120 min.
Género: Acción, Aventuras y Fantástica.


Opinión:

Mad Max es uno de esos personajes míticos del cine de los años 80 que se grabo a fuego en la retina de los espectadores. La primera entrega cogió por sorpresa a la mayoría y lo que comenzó siendo un film australiano de bajo presupuesto acabó siendo el nacimiento de un personaje legendario del cine. Todo ello se confirmó en su secuela, El guerrero de la autopista, donde teníamos más acción y por fin veíamos más del extraño mundo por cuyas carreteras conducía Max. La tercera entrega sin embargo pego un fuerte bajón en cuanto a intensidad y no acabó de cuajar entre el público. No estaba mal, era entretenida, pero le faltaba el gancho de las anteriores.

Esta trilogía tiene dos nombres claves. Por un lado George Miller, quien además de dirigir las tres entregas también se encargo de la redacción de los guiones así como de los personajes y conceptos. El otro nombre propio es el del actor Mel Gibson que encarnó al protagonista y cuya carrera casi comenzó con esta saga. Ahora, 30 años después del estreno de la última y decepcionante entrega, nos llega una cuarta entrega de las aventuras de Max Rockatansky. Miller una vez más se sienta en la silla del director pero en este caso el protagonista esta interpretado por Tom Hardy.


La cinta no deja un momento de respiro al espectador. En los primeros compases el propio Max nos pone en antecedentes de lo sucedido previamente. Unas pequeñas pinceladas de información que nos sirven para saber como el mundo ha llegado a esta situación y conocer la torturada mente del protagonista. A partir de aquí comienza la acción desenfrenada y casi sin pausa durante el resto del metraje. Persecuciones, tiroteos, explosiones, tormentas de arena, pilotos suicidas, mutantes tumorosos y chicas ligeras de ropa serán solo algunos de los elementos que nos esperan en Mad Max Furia en la carretera.

Todo este despliegue de adrenalina pasa factura en el guión de la cinta. La historia queda relegada a un segundo plano a favor del espectáculo visual. En manos de un director torpe esto podría dar lugar a un montón de escenas de acción sin sentido, pero Miller sabe lo que hace y maneja las escenas con maestría, sin aburrir en ningún momento y demostrando que sabe lo que hace. A pesar de lo dicho la película se tomo momentos de pausa, pocos, en los que van desgranando la trama y que nos permiten conocer algo más a los personajes.


A pesar del título Max Rockatansky no es el protagonista absoluto de la película, ese honor lo comparte con Imperator Furiosa. Esta mujer es el verdadero motor de la película y esta interpretada por Chalize Theron. Este personaje esta ya en el Olimpo de las grandes heroínas del cine, a solo un paso de la teniente Ripley. Max en muchos momentos de la película tiene un papel más secundario y de apoyo. A pesar de ello el trabajo de Tom Hardy es soberbio y coge el testigo de Mel Gibson con gran solvencia. Destacar por último al líder de los psicópatas que persiguen a nuestros héroes y que esta interpretado por el mismo actor que dio vida al villano de la primera entrega.

Han pasado muchos años desde la anteriores entregas de la saga y la tecnología a avanzado muchísimo. Ello ha permitido a George Miller recrear todo tipo de vehículos, armas y parajes de la desoladora Australia postnuclear que ideó hace tanto tiempo. Realmente merece la pena detenerse a mirar con detalle todos los elementos de la película. Sinceramente no sería mala idea hacerse con el libro de bocetos y storyboards que seguramente hayan sacado o echarle un vistazo al making off. Tiene pinta de haber mucha información interesante detrás de las cámaras en una cinta que apenas tiene efectos por ordenador y casi todo se ha hecho con métodos de la vieja escuela.

Esta nueva entrega de Mad Max es un desmadre absoluto de disparos, gasolina y testosterona. Una película con la que desconectar por completo y dejarse llevar por el exceso. Posiblemente la película más cafre, divertida y emocionante de los últimos años.