Búsqueda personalizada

viernes, 13 de febrero de 2015

La lista de Schindler de Steven Spielberg.

El pasado 27 de enero se cumplieron 70 años del cierre definitivo del campo de concentración de Austwitz por parte de los soldados soviéticos. Se ha escrito y hablado mucho sobre Austwitz o el Holocausto judío a lo largo de estos años, uno de los sucesos más negros de la historia de la humanidad. Por todo ello la película que he elegido este mes para la peli del trece es La lista de Schindler, que tenía pendiente ver desde hace años y que hace unos días por fin me senté a verla. La cinta muestra la barbarie y el sinsentido del Holocausto pero también como puede haber bondad y buenas acciones incluso en un momento tan terrible como ese.



Historia:

En septiembre de 1039 el ejército alemán invadió Polonia y comenzó la Segunda Guerra Mundial. Hitler empezó con su campaña para acabar con los judíos y los ciudadanos polacos de esta religión empezaron a ser privados de sus libertadas hasta que finalmente fueron recluidos en los campos de exterminió.

Esta situación hacía que la mano de obra judía fuera muy beneficiosa para los empresarios de origen alemán, apenas tenían que pagarles un sueldo y podían trabajar durante horas sin descanso. Oskar Schindler era un miembro del partido nazi que vio estas posibilidades y no perdió ocasión de hacer negocio. Montó una fábrica en la localidad de Cracovia y usó sus contactos para obtener favores de los altos cargos alemanes para que su negocio prosperase a costa de los trabajadores judíos.

Con el paso del tiempo la opinión de Schindler comienza a cambiar y trata de que las condiciones laborales y de vida de sus trabajadores judíos sean lo mejores posibles. Gran parte de la culpa de este cambio se debe al trato que el alemán tiene con Itzhak Stern un contable judío encargado de llevar las cuentas de la empresa. Poco a poco entre ellos se irá fraguando la amistad y el respeto mutuo.

Equipo:

La lista de Schindler tenía una historia con todos los elementos necesarios para triunfar y llegar al corazón de los espectadores. Pero para ello también necesitaba de actores capaces de interpretar papeles complicados y llenos de matices. Era una tarea difícil pero finalmente se consiguió.

Liam Neeson lleva actuando desde finales de los 70 pero no fue hasta 1993 que se convirtió en uno de los rostros más conocidos del cine actual. La razón no fue otra que su grandísima actuación en la película que estamos tratando hoy. La lista de Schindler tuvo una gran acogida por parte de crítica y público y fue el trampolín definitivo al estrellato para Neeson. Desde entonces su carrera no ha parado de encadenar grandes estrenos.


Durante los últimos años Neeson se ha especializado en dos tipos de personajes. Los mentores y maestros que guían al protagonista y los personajes de acción. De los primeros podemos citar sus apariciones en La amenaza fantasma donde encarno al maestro jedi Qui-Gon o Batman Begins donde entrenó Bruce Wayne para convertirse en el héroe de Gotham. . De sus películas de acción destacar la saga Venganza o El equipo A. Nunca me habría imaginado a Neesom como un héroe de acción pero sin duda desde hace unos años esta haciendo grandes papeles en este género.

El papel del sanguinario Göth fue para Ralph Fiennes. A día de hoy este actor británico tiene una carrera consagrada en Hollywood y ha participado en multitud de películas pero en 1993 era un novato con apenas experiencia. Esta falta de experiencia era suplida por el gran talento que demostró como se pudo ver en la pantalla.


A lo largo de los años Fiennes se ha ido especializando en interpretar a villanos. Podemos encontrarle en este rol en películas como Dragón Rojo o la saga de Harry Potter. En todos ellos encarna al villano de la película pero nunca ha llegado a los niveles de crueldad y sadismo del personaje de La lista de Schindler por el que fue nominado al Oscar aunque finalmente no lo ganó.

Por cierto años después Liam Neeson y Ralph Fiennes han vuelto a cruzarse en el remake de Furia de titanes y su secuela. Neeson era Zeus mientras que Fiennes era, como no, el villano Hades. Siento reconocer que estas películas las vi en cine y no recuerdo nada de ellas.

El trío de protagonistas o cierra el veterano Ben Kingsley que interpretaba a Stern, el contable de Schindler. Este actor también británico lleva trabajando desde los años sesenta en el mundo del cine y su carrera esta plagada de éxitos. Su papel más importante fue el de Gandhi en la película homónima del 82 por el que ganó el Oscar. A pesar de su edad, más de 70 años, sigue trabajando y en los últimos años le hemos visto en grandes producciones como Iron Man 3, Noche en el museo o Prince of Persia. Películas de entretenimiento en la que sigue mostrando su buen hacer delante de las cámaras.


Dejo para el final a Steven Spielberg, director de la película y cuya carrera ya he tratado en varias ocasiones en esta sección del blog. Spielberg tenía en mente La lista de Schindler varios años antes de la filmación. Leyó multitud de artículos y se entrevistó con los supervivientes antes de comenzar la producción para asegurarse de que todo fuera lo más real posible. La Segunda Guerra Mundial seguramente sea el tema que más ha tratado en su filmografía desde puntos de vista muy diferentes. En La lista de Schindler se interesó por el Holocausto, en  Salvar al soldado Ryan los protagonistas fueron los soldados y en Indiana Jones nos mostró una imagen completamente diferente de los nazis.

Banda sonora:

Com suele ser habitual en la filmografía de Steven Spielberg la banda sonora corre a cargo de John Williams. Esta leyenda viva del mundo de la música ha compuesto algunas de las sintonías más famosas del cine como por ejemplo las de Tiburón, Parque Jurásico o Indiana Jones, todas ellas junto a Spielberg. Entre sus trabajos encontramos también melodías tan conocidas como Star wars o Superman.



Sin lugar a dudas John Williams es el compositor más importante del cine y su nombre será siempre recordado por su gran calidad e importancia. A lo largo de su carrera ha sido nominmado en multitud de ocasiones a los Oscars y ha ganado varias estatuillas. Su trabajo en La lista de Schindler le proporcionó la última de ellas en el año 1994, por la que además ganó un Grammy y un Globo de oro. Posiblemente sea su obra más premiada y motivos no faltan desde luego.

Una escena:

Suele costarme decidirme por una sola escena en las películas pero esta vez en concreto creo que es la más complicada de todas. Hay muchos momento para el recuerdo en la lista de Schindler ya sea por su crudeza como por su emotividad. Así que me voy a quedar con dos escenas completamente opuestas. La primera es cuando los nazis desalojan el gueto y sacan a todos los judíos de sus casas para meterlos en los trenes que les llevaran al campo de concentración. La segunda escena que rescato es en la que Schindler y Stern redactan la lista de judíos que van a ser salvados.


Si en la primera escena vemos uno de los momentos más crueles del film en esta segunda tenemos todo lo contrario, tenemos esperanza e ilusión de que las cosas irán a mejor. Como el propio Stern señala esa lista es el bien más absoluto.

No obstante ya os digo que se podrían destacar muchísimas otras escenas como la del cumpleaños con el beso a la muchacha judía, los disparos de Göth desde el balcón o la llegada de las mujeres a Auschwitz. La verdad es que la película es un carrusel de emociones y de momentazos para el recuerdo.

 
Auschwitz en la realidad:

Durante la parte final de la película un grupo de los judíos de Schindler son enviados a Auschwitz por un error en los formularios. Afortunadamente para ellos Schindler consigue llegar a tiempo de salvarlos. Estas personas pueden considerarse afortunadas ya que por desgracia muy poca gente pudo salir de este siniestro campo de concentración con vida.

El campo de concentración de Auschwitz se ha convertido en uno de los signos del Holocausto y motivos no le faltan. Desde su apertura en 1940 hasta su cierre definitivo por parte del ejército soviético en 1945 por allí pasaron aproximadamente 1´3 millones de prisioneros de los que murieron 1´1, la mayoría de ellos judíos. Cifras imposibles de entender que se escapan a la razón.


Auschwitz a día de hoy puede visitarse y cada año recibe cientos de turistas. Algunas de las personas que lo han visitado aseguran que flota un cierto halo de muerte. Se han destrudio algunas de los edificios pero la estructura básica y sigue en pie. Creo que es un sitio terrible pero que debe mantenerse en pie para que las nuevas generaciones conozcan la historia y no vuelva a ocurrir.

Anecdotario:

- La película toma como base la novela El arca de Schindler escrita por Thomas Keneally. Según comentaron algunos de los propios judíos que Schindler salvo de la muerte es la cinta es muy fiel a lo ocurrido realmente.

- Hace unos años se encontró en la biblioteca de Sidney la que parece ser la auténtica lista de Schindler. Son un total de 13 páginas que cuentan con los nombres de más de 800 judíos y fueron halladas junto a otros textos usados por Keneally cuando estaba documentándose para la redacción del libro.



- Para el papel protagonista Spielberg pensó en Tom Hanks o Kevin Costner pero finalmente se decidió por Liam Neeson por la pasión que mostró durante la prueba.

- En la escena final vemos a un grupo de personas supervivientes del Holocausto que van dejando piedras en la tumba de Oskar Shindler como señal de respeto. La última de ellas, de la que no vemos nada más que su sombra y que deja una flor roja, es el propio Liam Neeson.

- Actualmente la casa de Amon Göth, desde cuyo balcón disparaba todas las mañanas a los prisioneros tal y como vemos en la película, esta a la venta desde hace años pero nadie se ha interesado por ella.


- Me ha llamado mucho la atención que a pesar de ser una cinta donde la mayoría de personajes son nazis apenas hay menciones a Hitler. Quitando alguna vez en los saludos no se pronuncia ni se hace referencia a Hitler.

- En la película aparece una niña vestida con un abrigo rojo y es la única nota de color aparte de la última escena. Spielberg seleccionó personalmente a esta niña polaca de tres años y al acabar el rodaje la aconsejó no ver la película hasta que no cumpliera los 18 años. Los consejos del director no fueron seguidos y la niña vio la película con a la edad de 11 años lo que la dejó profundamente impactada y traumatizada.

Opinión:

Esta es una de esas películas que tenía pendientes de ver pero que nunca encontraba tiempo para ella. Una pena por que me estaba perdiendo una gran película. Spielberg da una lección magistral de cine, de cómo manejar el tempo de la historia y las emociones de los espectadores. Lo mismo se podría decir de los actores que hacen unas interpretaciones sobresalientes.


El tema del Holocausto ha sido tratado en mil películas y documentales pero nunca como en La lista de Schindler. Me ha gustado mucho como la película va mostrando escenas duras y crueles con otras mucho más amables. Al final podemos ver como el hombre es capaz de las acciones más despreciables pero también de la bondad más absoluta. Creo que este es el gran acierto de la película y por lo que realmente llega a los espectadores.

La lista de Schindler seguramente sea la película más famosa dedicada al Holocausto. Motivos no le faltan ya sea por el nombre de los implicados en su realización como por la fuerza de sus escenas o la propia historia. Todos estos elementos dan lugar a una de las mejores películas que se han hecho nunca y que no dejará indiferente a nadie. Eso si debido a la crueldad de algunos de sus momentos no es apta para todos los públicos. Si eres consciente de ello no te la pierdas.