Búsqueda personalizada

lunes, 26 de julio de 2010

35 años de Tiburón. Las secuelas.

Tiburón se convirtió en un gran éxito de taquilla. Con un presupuesto de apenas 7 millones recaudo un total de algo más de 470 millones en todo el mundo. Los cines se llenaban con la misma velocidad que las playas se vaciaban por los aterrados espectadores. Esta película creó un terror en la sociedad y aún hoy más de una persona mira dos veces antes de meterse al agua.
Como era de esperar los estudios Universal se frotaron las manos y no tardaron en convertir la película en franquicia. Hasta un total de 3 secuelas se rodaron, donde veíamos al jefe Brody y sus familiares acabar con gigantescos escualos que molestaban a los bañistas. Spielberg salió bastante cansado de la primera entrega y decidió que no rodaría ninguna más. De hecho desde entonces tiene bastante manía a las escenas que incluyan agua e intenta evitarlas siempre que puede. La calidad de las secuelas fue bajando con cada nueva entrega, al igual que el número de espectadores.


La segunda contó con casi todos los elementos de la original. Situada cronológicamente un año después la isla Amity volvía a estar amenazada por un gigantesco tiburón antropófago. Tenía varias escenas entretenidas y en conjunto no estaba mal, pero no le llegaba a la suela del zapato a la original. La parte del final es lo más destacado de todo el film, cuando el tiburón consigue aislar a un grupo de chavales que navegaban en sus veleros, entre los que se encuentran los hijos de Brody. Al final el jefe de policía consigue acabar con el escualo utilizando un cable eléctrico. La secuencia es bastante contundente pero no deja de ser, al igual que el resto de la película, un intento de imitar a la primera parte.


La tercera parte estaba protagonizada por los hijos de Brody, y se situaba cronológicamente varios años después de los sucesos ya narrados. En este caso la acción se llevaba a cabo en un parque acuático que tiene entre sus diversas atracciones un acuario con varios peces. Seguramente lo más destacado de esta película es que tenía varias escenas en 3D, tan de moda hoy en día. No obstante los resultados no acabaron de convencer y no fueron muy óptimos. Entre los rostros de este film encontramos a un joven Dennis Quaid que da vida a uno de los hijos de Brody. En esta ocasión la causa de la muerte del tiburón es la explosión de una granada en su cabeza.


La cuarta parte lleva el subtítulo de La venganza. Un nuevo tiburón comienza a sembrar el pánico mientras va acabando con la familia del difunto jefe Brody. Una bizarrada sin sentido y entre cuyo reparto destaca Micheal Caine y Lorraine Gary que recupera su papel de Ellen Brody. Finalmente es ella la que acaba con el tiburón. La esposa del jefe de policía coge velocidad y consigue ensartar al escualo con un barco en una escena realmente vergonzosa. Un desvarío sin pies ni cabeza que tuvo una recaudación en taquilla muy pobre y que supuso el final de la saga.

Desde el estreno de Tiburón muchas películas han intentado imitarla pero sin conseguirlo. En los años siguientes surgieron multitud de películas en las que algún animal (pulpos, orcas, cocodrilos o directamente más tiburones) de proporciones gigantescas se merendaba bañistas o a cuanto incauto se cruzase en su camino. A día de hoy todavía se siguen haciendo películas de este estilo aunque generalmente van a la venta en DVD, sin pasar por el cine. Seguramente la más destacada de todas ellos sea Deep Blue Sea que sin ser nada del otro mundo por lo menos tenía unos mínimos de calidad y diversión.


Tiburón es una de esas películas que se hacen grandes gracias a los actores y los personajes, dejando el tema principal un poco en segundo plano. Tiburón es grande por diálogos como el de Robert Shaw sobre el Indianápolis o por las terroríficas escenas en que sin mostrarnos explícitamente al animal consiguen mantenernos pegados al asiento. Es una película llena de sorpresas en las que se puede pasar de una escena más o menos cómica a otra totalmente sobrecogedora. Tiburón es mucho más que un despiadado animal que destroza bañistas, es una película emocionante y entretenida como pocas se han hecho.

1 comentario:

Yota dijo...

La del parque temático del tiburón no me preguntes porque pero era una de mis pelis favoritas de niño XD

Coño, no recordaba que estuviese por ahí en ella Dennis Quaid.