Búsqueda personalizada

viernes, 13 de junio de 2014

Salvar al soldado Ryan de Steven Spielberg.

La semana pasada se celebró el cuarenta aniversario del desembarco de Normandia, la batalla que supuso la entrada del ejército aliado en los combates europeos de la Segunda Guerra Mundial. Fueron muchos los actor destinados a homenajear a los combatientes y a recordar este fatídico día. Por todo esto la película elegida para este mes en la sección del 13 es Salvar al soldado Ryan de Steven Spielberg. Un clásico moderno del cine bélico y una de las películas con una puesta en escena y realismo contundentes a la hora de retratar este conflicto.


Historia:

El seis de junio de 1944 el ejército aliado entro en la segunda guerra mundial con el desembarco de tropas en las playas francesas de Normandia. Uno de los supervivientes de esta sangrienta jornada es el capitán John Miller que durante los días siguientes sigue luchando junto a sus hombres contra los soldados alemanes. Su nueva misión sin embargo es muy distinta a las anteriores, encontrar al soldado Ryan de la unidad paracaidista. Para ello seleccionará un pequeño grupo de siete hombres de su confianza con los que llevar a cabo su tarea.

A pesar de la simpleza inicial del encargo la cosa no es nada fácil. Miller y sus hombres deberán recorrer todo el frente, entrevistando a otros soldados y ayudando en lo posible a los aliados. Una tarea titánica de la que no todos volverán.

Equipo:

Steven Spielberg es uno de los directores más importantes de la actualidad y es el responsable de algunas de las películas más importantes de los últimos años. La Segunda Guerra Mundial ha estado muy presente en su filmografía desde puntos de vista muy diferentes. En la saga de Indiana Jones, en clave de aventuras, pudimos ver el auge de los nazis que precedió a la contienda. Mucho más dramática y cruel fue La lista de Schindler, centrada en el genocidio judío y que para mucho es es su mejor obra. También retrato la contienda en el Pacífico en El imperio del sol o 1941, esta última de forma comedia.


La carrera de Tom Hanks lleva unos años de capa caída y hace tiempo que no le vemos un gran taquillazo más allá de las adaptaciones de las novelas de Dan Brown. En dichas cintas ha encontrado a uno de sus personajes más populares de su carrera. No obstante en los 90 era uno de los actores de moda y realizó sus mejores interpretaciones que le hicieron ganar dos Oscars por Philadelphia y Forrest Gump. También participó en la primera película realizada por completo por ordenador dando voz al vaquero Woody de Toy Story, rol que repetiría en las siguientes entregas de la saga. En los ochenta comenzó a forjar su carrera con comedias como Esta casa en una ruina, Big o Socios y sabuesos. Películas que nos han entretenido más de una tarde de sábado.

Hanks y Spielberg han colaborado juntos en varias producciones. Salvar al soldado Ryan fue la primera de ellas a la que se le unió años después La terminal y Atrapame si puedes. Estas dos últimas no tiene la relevancia de la del soldado Ryan pero siempre me han parecido muy divertidas y entretenidas. Han colaborado también como productores en las series de televisión centradas en la Segunda Guerra Mundial Hermanos de sangre o The Pacific. El propio Tom Hanks fue el encargado de dirigir uno de los episodios de Hermanos de sangre.


El resto del reparto esta plagado de rostros más o menos conocidos pero que quedan muy a la sombra de Hanks. Para Vin Diesel esta fue su primera gran película y a pesar de su pequeño papel, da vida al primer soldado del grupo en caer, le sirvió de trampolín a la fama y a sus dos sagas más famosos Ridick y A todo gas. Tom Sizemore da vida al sargento de la compañía, este actor volvió a interpretar a un militar Black Hawk Down. Jeremy Davies es Upham, el interprete. Este actor ha sido más conocido últimamente gracias a su participación en Perdidos.

Una escena:


Salvar al soldado Ryan no tiene una escena destacada, tiene LA escena destacada. El comienzo donde vemos el desembarco de los americanos en Omaha es sublime e irrepetible. La acción va siguiendo los pasos de Miller pero de fondo también podemos ir conociendo al resto de personajes que dentro de poco le acompañaran en su misión. No obstante estos detalles se aprecian en revisiones posteriores, la primera vez que se ve toda esta secuencia la reacción es de shock. Los tiempos a cámara lenta, la falta de audio en algún momento, el terror y la barbarie de la guerra resumidos en poco más de 20 minutos.

Spielberg oculta el rostro de los soldados alemanes durante gran parte de la escena, esto acentúa el miedo de los americanos y lo transmite al espectador. El enemigo es mostrado como un muro intratable que mata sin descanso. En algunas de las secuencias vemos el desconcierto de los soldados aliados que no sabe muy bien a donde les han mandado. El propio Miller necesita unos segundos para orientarse en medio del desastre.

Banda sonora:

La banda sonora corre a cargo de John Williams, el colaborador habitual de Steven Spielberg. Williams es el autor de algunas de las composiciones más famosas del mundo del cine como pueden ser Paque Jurásico, Tiburón o Star Wars. En Salvar al soldado Ryan hace uno de sus trabajos más discretos, Sigue siendo igual de bueno que siempre pero me da la sensación de que en esta película la música se pierde entre los efectos de sonido y las impactantes escenas.



Anecdotario:

- La historia esta basada en los hermanos Niland, un grupo de cuatro soldados que lucharon en la segunda guerra mundial. De ellos dos murieron, uno fue hecho prisionero y solo uno de ellos volvió a casa intacto.

- Los actores protagonistas tuvieron que prepararse para interpretar a los soldados y para ello recibieron entrenamiento militar durante dos semanas. Durante este tiempo aprendieron el manejo de armas y a moverse en el campo de batalla.

- El desembarco se filmó en playas irlandesas mientras que la mayor parte de las escenas de la Francia ocupada fueron rodadas en Inglaterra.


- Durante la escena del desembarco se utilizaron doce lanchas usadas realmente el 6 de junio del 44 por el ejército británico. Para teñir el agua de rojo se usaron cerca de 40 litros de sangre falsa. Solo esta escena costó 12 millones de dólares e intervinieron 1500 extras. Algunos de estos extras tenían amputaciones reales, como por ejemplo el chaval que se agacha a recoger el brazo.

- Muchos veteranos tanto de la Segunda Guerra Mundial como de Vietnam, dejaron la sala de cine antes de finalizar la escena del desembarco debido a su extremo realismo. Los psicólogos recomendaron no ver esta cinta a los soldados más traumatizados por los combates.


- Según vemos en la lápida del capitán Miller al final de la película la batalla del puente sucede el 13 de junio. Así pues hoy se cumplirían 70 años de este combate y de la muerte de Miller.


- Fue nominada a once Oscars de los que finalmente ganó: sonido, edición de sonido, montaje, fotografía y dirección. Curiosamente es una de las pocas veces que el galardón a la mejor dirección y a la mejor película no fueron para la misma obra.

Otros Días D:

El Día D seguramente sea la fecha más famosa de toda la Segunda Guerra mundial. Supuso la entrada de los aliados en el escenario europeo que a la larga puso fin a la contienda al año siguiente. No obstante el Día D debe gran parte de su fama a la publicidad obtenía en películas, libros, series de televisión e incluso videojuegos. Los americanos son conscientes del papel que jugaron en esta contienda y han utilizado toda la maquinaria de publicidad a su alcance para que el publico conozca su versión de la contienda. No hay que olvidar que en el Desembarco participaron bastantes países pero si nos ceñimos a las películas parece que solo fueron los estadounidenses.


Salvar al Soldado Ryan es sin duda la cinta más famosa de cuantas han tratado el tema por su contundencia y realismo. Centrada en el Día D esta la cinta El día más largo del año 62. La técnica ha avanzado mucho y es innegable que la espectacularidad de este film es mucho menor pero aún así es una buena película. Eso si las casi tres horas de duración pueden hacerse un poco largas.

La saga Medal of Honor de PC también tenía una parte que se desarrollaba en el desembarco de Normadía poniendo al jugador en la piel de uno de sus soldados. En su momento esta misión fue toda una revelación, nunca se había visto una batalla real de esta manera en un videojuego. Toda la parte ambientada en la Francia ocupada podría ser considerada como la adaptación de Salvar al soldado Ryan al mundo de los videojuegos ya que veíamos varias zonas exactamente iguales a las del film.


Steven Spielberg y Tom Hanks participaron como productores de la maravillosa serie Hermanos de Sangre. En ella conocíamos a los paracaidistas de la Compañía Easy cuya primera misión como combatientes fue el salto sobre Normandía en al noche previa al desembarco. La serie es muy buena y sigue la línea realista y el estilo de Salvar al soldado Ryan. El episodio del Día D es el complemento perfecto de la secuencia inicial de la película.

Por último recomendar el libro de Antony Beevor titulado El Día D: la batalla de Normandía. Un tocho de más de 700 páginas donde se relata de manera milimétrica como se planeo la operación, su desarrollo y las consecuencias.

Opinión:

Es complicado valorar esta película en conjunto. Es indiscutible que tiene unas escenas impactantes y que son recordadas por todos los espectadores. El peso de esta escenas y el impacto de las mismas hace que la película sea casi siempre valorada de manera positiva en especial tras el primer visionado. Salvar al soldado Ryan es cruda y directa, muestra la guerra tal y como es llena de sufrimiento y atrociadades.

No obstante tras el primer visionado se puede apreciar que la cinta esta un poco descompensada y sobretodo alargada. Tiene muchas escenas destinadas a profundizar en los personajes, en sus motivaciones y objetivos. El problema es que estas charlas se dilatan demasiado y dan información que a la larga no aporta nada a la historia principal.


Esta idea de profundizar en los soldados y en sus motivaciones podría haberse aprovechado mucho más. Durante toda la película no se trata nada más que de los combatientes americanos mientras que en la operación participaron muchos países. Creo que el desarrollo de personajes en este tipo de películas es bueno y sirve para mostrar el lado humano de los conflictos pero cuando se focaliza todo en un país, en este caso los EE. UU., se corre el riesgo de politizar la cinta. Ojala los protagonistas se hubieran cruzado con algún soldado británico en su recorrido.

A pesar de lo dicho anteriormente Salvar al soldado Ryan es una gran película, con muchos más aciertos que fallos. Sus secuencias de acción son de las mejores jamás rodadas y su impacto es difícil que sea superado. Han pasado más de quince años desde su estreno y sigue siendo igual de contundente que entonces. Una película maravillosa, aunque con matices.