Búsqueda personalizada

miércoles, 18 de junio de 2014

Reflexiones sobre X-Men cinematográficos.

El otro día ya comentaba que la nueva película de los X-Men no me gustó mucho. No estaba mal pero se ha perdido mucha de la frescura y la sorpresa de las primeras entregas. Cada año tenemos más películas de supers en la cartelera, hace mucho que han dejado de ser una novedad para convertirse en un género más como la comedia o la acción. Por ello una saga que va por la quinta entrega tiene dificil sorprender o innovar.

De toda la saga de los X-Men mi favorita sin discusión es la segunda entrega. La primera me encantó y tiene gran parte de culpa, junto al coleccionable que sacó Planeta con la etapa de Claremont, de que a día de hoy lea cómics. Pero es sin duda la segunda parte la que más me ha gustado y la que tiene más momentazos. Lobezno, como le ha pasado en los cómics, aún no estaba tan explotado y conservaba mucho del misterio y la chulería por la que se ha ganado millones de seguidores en todo el mundo.



El arranque de la película es una de las mejores secuencias del cine de supers de todos los tiempos. Hemos visto peleas de todo tipo por la ciudad, grandes batallas o frases chulas después de rematar al malo de turno pero pocas veces se ha llegado a la intensidad del asalto de Rondador Nocturno a la Casa Blanca. Poco más de dos minutos donde . El popbre Kurt Wagner ha sido completamente olvidado en el resto de secuelas pero solo con esta escena ha dejado más huella que otros mutantes como Cíclope o el Hombre de Hielo cuyo paso por la gran pantalla es más anecdótico que otra cosa.

Comentaba un poco más arriba sobre Lobezno y su participación en X-Men 2. Este personaje ha salido en siete películas y su mejor escena esta en esta película. Me refiero al asalto a la mansión por parte de los soldado de Striker. Le hemos visto desatado en otras ocasiones pero nunca tan salvaje y contundente como en ese momento. Los demás X-Men llegan a asustarse de la ferocidad del canadiense. Luego la lucha con Dama Mortal también me parece una pasada. Por cerrar el top 3 de escenas de Lobezno/Hugh Jackman me quedo con el "do fuck yourself" de First Class. el resto de apariciones de Lobezno en el cine, incluidas sus películas en solitario, están bien pero no han llegado, ni de lejos a los tres momentazos aquí citados.



Veo casi imposible que se vuelva a ver en el cine escenas de este nivel protagonizadas por los X-Men. En parte por que los propios espectadores hemos visto ya muchas escenas de acción protagonizadas por supers. En parte también por que la libertada con la que contaban los realizadores en las primeras entregas se ha visto limitada en las secuelas. X-Men era una película más para la Fox, no creo que ellos mismos se imaginasen lo que vendría años después con el boom de las películas de este tipo. Ahora se pone mucho más cuidado en estas películas y se han dulcificado bastante. Ved por ejemplo a Lobezno antes y ahora.