Búsqueda personalizada

domingo, 13 de noviembre de 2011

La semilla de Chucky.

Ficha:

Director: Don Mancini
Intérpretes: Jennifer Tilly, Hannah Spearritt, John Waters, Keith-Lee Castle, Brad Dourif, Billy Boyd
Título en VO: Seed of Chucky País: USA Año: 2004. Fecha de estreno: 10-12-2004
Duración: 86 min. Clasificación: Mayores 18 años


Historia:

Glen es un peculiar muñeco lleva preguntándose quienes son sus padres toda su vida y esta decidido a descubrirlo. Cuando los encuentra su sorpresa es enorme al descubrir que son Chucky y Tiff dos peligrosos asesinos.

Opinión:

La semilla de Chucky continúa con la línea iniciada en la anterior entrega. Deja de lado todo lo mostrado en las tres primeras entregas y continúa con la relación entre Tiff y Chucky. A esta peculiar pareja se les unirá su hijo, o hija que no queda claro del todo, que intentará meter algo de sentido común a sus padres. Cosa casi tan difícil como conseguir que el guionista de esta saga vuelva a tener una idea original en su vida.

En esta quinta parte de la saga se deja de lado todo el terror y se opta directamente por la autoparodia y el cachondeo. Esto ya es cuestión de gustos pero a mi personalmente no me ha hecho nada de gracia. Todo el tema de la sexualidad de Glen me ha terminado cansando. Puede tener gracia la primera vez pero cuando van alargando el chiste durante toda la cinta aburre. La mayor novedad de la película es la incursión de este personaje, que para mi es el gran fracaso de la cinta. Un personaje soso, de diseño feo y que después de los primeros compases se hace insoportable.

Como ya hicieran en la séptima parte de Pesadilla en Elm Street en esta entrega del Muñeco diabólico la trama se translada a Hollywood. Se esta rodando una película basada en los asesinatos llevados a cabo por Chucky y Tiff, lo que es la excusa perfecta para tener a mano un par de muñecos de cada uno y revivirlos. No obstante a diferencia de lo visto en la saga de Freddy aquí todo es mucho más cómico. La actriz Jennifer Tilly, que da la voz a Tiff, se autoparodia a si misma.

Esta última entrega, de momento, esta dirigida por Don Mancini el que inició la saga en los años ochenta y que se ha encargado de los guiones de las cinco entregas. Viéndolas en conjunto se ve como Mancini ha intentado repetir la fórmula una vez tras otra pero añadiendo más gore cada vez. La segunda entrega era una repetición de la primera pero más salvaje, lo mismo se podría decir de la cuarta y la quinta. El problema es que la cosa no da para tanto y lo que una vez esta bien la segunda se hace repetitivo.

La película es mala y aburrida. Ya desde el principio se ve venir con esa secuencia de créditos que a mi ya me ha dado dentera. La anterior entrega tenía un pase pero en esta lo único que intentan es seguir por el mismo camino. No malgasteis tiempo con ella.