Búsqueda personalizada

miércoles, 26 de marzo de 2014

Breaking Bad temporada 4.

Empecé a ver Breaking Bad hace ya casi un año y desde el principio me enganchó. Una serie inteligente, construida con unos personajes fascinantes y con un equipo de actores realmente increíble. Las tres primeras temporadas son excelentes pero esta cuarta ha conseguido lo imposible, que la calidad siga en aumento.


Walter White es por méritos propios uno de los personajes más grandes de la historia de la pequeña. El que comenzó como el pobre profesor de química enfermo de cáncer se ha destapado como un auténtico bastardo sin escrúpulos. Enemigos, familiares o amigos sufrirán las consecuencias de ponerse en medio del camino del Sr White. Es increíble la evolución que ha sufrido este personaje, aunque si recordamos algunas escenas de las primeras temporadas se podía llegar a imaginar. La maldad ha estado siempre dentro de Walter lo que pasa es que finalmente ha salido. Brillante el monólogo en que le explica a su mujer que es el peligro. Una escena inolvidable y que se ha convertido en una de las señas de identidad de la serie.


Por otro lado Jesse sufre un camino inverso al de Walter y con el paso de los episodios se hace con el cariño de los espectadores. En el fondo no deja de ser un chaval que toma las decisiones equivocadas pero que intenta dejarlo atrás. En Walter ha encontrado a un cierto mentor que le enseñe algo, vale que no sea algo legal pero al menos tiene un modelo. Walter lo sabe y sabe que puede influir en Jesse y manejarle a su antojo. Tanto Bryan Cranston como Aaron Paul hacen un trabajo soberbio con ambos personajes y buena parte del éxito de la serie se debe a su trabajo.

El resto de los personajes aún con roles secundarios tienen una gran importancia y todos ellos en algún momento tienen su escena o momento. La esposa de Walter toma partido activo en las tareas de su marido y comienza a blanquear dinero en el nuevo negocio del lavado de coches. Hank, el cuñado que trabaja en la DEA, es el único que se empieza a dar cuenta de al situación. Por último tenemos a Gus, un tipo frío y directo con bastantes secretos ocultos en su pasado.

No quiero spoilear a nadie pero durante esta cuarta temporada tenemos algunas muertes de personajes importantes que dejan al espectador completamente en shock. Una de ellas, mediante una caída por culpa de una alfombra, es un puro ejemplo del humor negro que se gasta la serie de vez en cuando. Un personaje que sale corriendo, tropieza y se parte el cuello, tan repentina como inesperada.

Solo queda una temporada y mi pregunta es ¿y ahora que?. Hay cabos sueltos pero perfectamente podría haberse quedado la serie en esta cuarta temporada. Walter ha "ganado" ha sus enemigos, engañado a su familia y manipulado a todos para salirse con la suya. Supongo que lo que queda es que se descubra el pastel y pague las consecuencias.

Cada vez que hago el comentario de una de las temporadas de Breaking Bad acabo igual, pero es que no hay otra cosa que decir. Ved Breaking Bad, una de las mejores series de todos los tiempos.