Búsqueda personalizada

martes, 13 de noviembre de 2012

Mad Max de George Miller.

Después del parón vacacional de octubre este mes regresa una vez más la sección la peli del trece. Para esta ocasión he elegido un clásico que cuenta con algunas de las mejores escenas de persecución de todos los tiempos y uno de los personajes más carismáticos del cine de acción: Mad Max.

Historia:

En un futuro cercano las carreteras de Australia se encuentran sometidas a las bandas de motoristas. Estos criminales campan a sus anchas y solo la policía se interpone entre ellos y el caos absoluto. De los policías el mejor y más respetado es Max.

En su última intervención Max consiguió acabar con la vida del Jinete Nocturno uno de los criminales más peligrosos de la zona. Su banda no se quedará de brazos cruzados e irán a por los policías responsables de la muerte de su compañero. Max tendrá que ponerse duro si quiere salvar no solo su propia vida si no también la de su familia.

Equipo:

Mad Max fue una película de bajo presupuesto en la que casi todos los participantes eran novatos. El director George Miller apenas había participado en algunos cortos y para Mel Gibson fue su segunda película. No obstante es una demostración más de que el entusiasmo y las buenas ideas son a veces más importantes que un gran presupuesto.

Mel Gibson cuenta en su carrera con películas muy interesantes pero sin duda su fama se la ha ganado gracias a tres personajes principalmente. El primero Mad Max al que ha encarnado en las tres películas con que cuenta la saga en la actualidad. El tipo duro de Max le abrió las puertas para encarnar a otro de los policías más famosos del cine de acción, Martin Riggs de Arma Letal. La saga dirigida por Richard Donner cuenta con algunos de mis momentos favoritos del cine de acción y los diálogos entre los protagonistas son geniales. El tercer gran personaje de Gibson es William Wallace al que interpretó en Braveheart. Se que mis vecinos ingleses no tienen muy buena opinión de esta cinta pero yo aún me emociono con el discurso de Gibson a lomos del caballo que acaba gritando libertad.


Además de actor Gibson ha desarrollado una pequeña carrera como director. He de reconocer que estas películas, quitando Braveheart, no me acaban de convencer. La pasión de cristo se me hizo insufrible y Apocalypto y El hombre sin rostro como que ni fu ni fa. Eso si con Braveheart me quito el sombrero por que es una de mis películas favoritas y que no me canso de ver.

Detrás de las cámaras encontramos a George Miller uno de los realizadores más populares de Australia. Miller se encargo no solo de la dirección de Mad Max si no que también se encargo de la producción y la redacción del guión. En las dos secuelas con que cuenta la película también repitió estas tareas. Mad Max supuso su primera película como director y desde entonces ha firmado casi 20 películas. De entre ellas la que más me ha llamado la atención es Happy Feet. Esta cinta de animación en la que veíamos pingüinos bailando y cantando fue dirigida por el mismo hombre que años antes nos había traído la crudeza y violencia de Mad Max. Increíble.

A pesar de su edad no para de trabajar. Hace no mucho estuvo al cargo de la película de la JLA aunque finalmente los de Warner cancelaron el proyecto. Me habría gustado ver las ideas de Miller para el grupo de héroes más famoso de DC. Actualmente esta en pleno rodaje de una nueva entrega de Mad Max, una precuela que nos cuente el pasado del personaje.

Una escena:

La escena inicial es de las mejores persecuciones que he visto en una película. El pirado de turno intenta escapar de la policía y va sembrando el caos a su paso. Los agentes no pueden hacer nada por detenerlo y van callendo uno por uno. A lo largo de la secuencia vemos a uno de ellos como se va preparando para finalmente interceptarle y acabar con él.



La última escena también me ha gustado mucho. Tras perder a su familia Max solo busca venganza y va acabando con la banda de motoristas poco a poco. Al último de ellos lo deja encadenado a un coche a punto de explotar y le ofrece la posibilidad de salvarse si se corta un pie. ¿Alguien ha dicho Saw?

Banda sonora:

La banda sonora esta compuesta por el australiano Brian May. La verdad es que pasa bastante desapercibida toda la película. Acompaña bien a las escenas de acción pero en ningún momento me ha parecido nada destacado. Por cierto no confundir a este señor con el guitarrista de Queen con el que unicamente comparte el nombre.



Anecdotario:

- La película es australiana, así como la mayor parte del reparto. En América se estreno un año después que en Australia. Había cierto temor de que los americanos no entendieran algunas partes por el acento australiano por lo que todas las voces fueron dobladas.

- El coche de Max es uno de los más míticos del cine. El Interceptor es en realidad se trata de un Ford Falcon XB del 74.


- Para el personaje protagonista se quería a un tipo duro y de pocas palabras. La leyenda cuenta que la noche antes del casting Mel Gibson tuvo una bronca en un bar y como resultado recibió un par de puñetazos. Al llegar la mañana siguiente a la prueba tenia varios moratones y heridas en la cara que le daban el aspecto que George Miller buscaba para su personaje.

- El titulo es un juego de palabras entre Loco y Máximo. Se podría traducir como Max el loco o Locura máxima.

- Debido a su violencia, la película fue prohibida en Suecia y Francia.

- La escena en que Max corre escopeta en mano para llegar al cuerpo sin vida de su mujer me recordó un montón a la misma escena de la película de Punisher de Tom Jane.

- Como casi todos los personajes icónicos del cine la popularidad de Max ha ido más allá de las pantallas. Es posible encontrar referencias a él en series de televisión, cómics o videojuegos como Fallout o GTA. Echadle un vistazo a la siguiente foto que parece sacada de Fallout 3.


-  Según estaba viendo la película pensé en que están tardando en rodar una nueva versión de Mad Max. Mirando por internet he descubierto que están preparando una precuela con Tom Hardy en el papel principal.

Opinión:

Mad Max es un clásico del cine y un personaje del que todo el mundo ha oído hablar. Irónicamente también es una de esas películas que con el paso de los años la gente ha ido dejando de ver. Todo el mundo sabe que es una de las primeras películas de Mel Gibson y ha oído hablar de ella en algún momento pero, a diferencia de otras películas clásicas, la mayoría de la gente la ha ido olvidando.

Uno de los grandes aciertos de la película es su ambientación y la poca información que se nos da sobre el pasado del protagonista. Los paisajes y personajes que vamos viendo son parecidos a lo que podemos encontrar ahora mismo pero hay algo diferente No sabemos nada de Max, solo que es el mejor policía de su unidad y un tipo duro como pocos. ¿Como ha llegado a esa posición?¿Cuantos criminales han caído a sus pies?¿Qué ha ocurrido en Australia? Son preguntas que quedan en la mente del espectador sin resolver. Me gusta que una película deje estas puertas abiertas, siempre que la historia quede cerrada, y generen cierto debate después de acabar el visionado.


Otro de los aspectos que más me ha gustado es su mezcla de géneros y estéticas. Desde un primer momento nos dejan claro que es el futuro y al ir viendo la comisaría sabemos que algo gordo ha pasado. En muchos sitios se habla de un futuro postapocaliptico pero lo cierto es que en ningún momento se dice nada de ello. Luego el propio personaje parece sacado de alguno de los westerns de Leone, así como los secundarios. Personajes sucios e imperfectos, en completa oposición a los de las películas actuales que casi siempre lucen perfectos.

A finales de los años 70 y principios de los 80 empezó a llegar una nueva ola de películas violentas y crudas, en los que el protagonista no duda en cruzar la línea si es necesario. Quizá el ejemplo más claro de este tipo de personaje sería Harry el sucio (de próxima aparición en esta sección, lo que no se es cuando). Max, en especial en el tramo final de la cinta, siguió la estela de estos personajes y no le tiembla el pulso a la hora de ajusticiar a los responsables de la muerte de su familia.

Me encantan las películas de acción y hacía mucho que no veía Mad Max. Apenas recordaba nada y ha sido una grata sorpresa redescubrirla. Ni de lejos es la mejor película del género pero tiene una historia bien contruida y persecuciones muy conseguidas. Mel Gibson estaba muy joven pero ya apuntaba maneras como tipo duro del cine.

Enlaces:

- Recaudación en taquilla.
- Ficha en IMDB.
- Ficha en IMFDB.

2 comentarios:

Yota dijo...


Un peliculon como pocos la verdad.

Esta noche tengo previsto ver la tercera entrega para mi sección de cine ochentero.

Jerusalem dijo...

Yo anoche vi la segunda y la tercera seguramente caiga esta semana.