Búsqueda personalizada

sábado, 1 de enero de 2011

Made in England: Nochevieja en Londres.

Ayer por primera vez en mis 25 años pase la nochevieja lejos de mi familia. Hace un par de días que me volví de mis vacaciones en España por que tenía que retomar el trabajo y aunque tengo el fin de semana libre no me merecía la pena volver a bajarme a casa. Así que con todo esto me disponía a pasar sin muchos ánimos esta nochevieja. El caso es que finalmente me junté por un lado con unos cuantos compañeros del trabajo y por otro con los compañeros de piso y conseguimos pasar un rato entretenido.

Aquí en Londres el cambio de año es bastante diferente al nuestro en España. Olvidaros de todo el tema de la uvas, aquí no hay nada de eso. Comienzan una cuenta atrás con el último minuto y en cuanto empieza hay un descomunal espectáculo de fuegos artificiales en la zona del Big Ben y el parlamento. Todo ello mientras van sonando canciones de grupos ingleses como Queen o Blur. Realmente alucinante.


Me intenté acercar a la zona del Big Ben o las orillas de río para verlo con mis compañeros pero las calles estaba cerradas. De la cantidad de gente que había la policía había tenido que cortar el acceso a estas zonas con enormes vallas que evitaban que pudiéramos llegar. Los que conozcan la ciudad que intenten imaginarse toda la zona del Parlamento y la calle paralela al Támesis completamente atestada de gente, realmente increíble. En mi vida había visto tal marea humana. Nos tuvimos que quedar en Trafalgar Square donde lo pudimos ver desde unas pantallas que conectaban con la BBC. Allí el Ramonchu de por aquí comentaba la jugada mientras la gente se quedaba extasiada con el espectáculo.

Después de todo esto me estuve dando una vuelta por la ciudad mientras me pensaba que hacer. Las calles estaban cortadas al tráfico y se podía caminar tranquilamente por en medio de Regent Street o Picadilly por poner un par de ejemplos. Todas las calles estaba atestadas de gente yendo de un lado a otro y con una gran presencia policial.

Pues esa es más o menos la crónica de lo que hice ayer. Realmente fue una nochevieja diferente a todas las demás, casi como un día de turismo. Feliz año a todos.