Búsqueda personalizada

lunes, 23 de agosto de 2010

Shutter Island de Dennis Lehane y Martin Scorsese.


Los agentes federales Teddy Daniels y Chuck Aule son enviados al psiquiátrico de Shutter Island para investigar la desaparición de una paciente. Shutter Island es una institución única en todo el mundo, destina a intentar curar y rehabilitar a los enfermos más peligrosos del país. Asesinos, violadores y demás trastornados son internados en este sitio con la esperanza de que los médicos puedan encontrar una cura para sus demencias. En medio de este ambiente de pesadilla los dos agentes federales empezaran una investigación que les lleve a encontrar a Rachel Solando, una madre que hace meses acabó con la vida de sus tres hijos.

Este es el argumento de Shutter Island una novela escrita por Dennis Lehane y que recientemente ha sido llevada al cine. La novela es de las que te enganchan desde la primera página y no puedes dejar hasta el final. Desde el principio se percibe que está pasando algo raro en esa isla, algo que poco a poco los agentes van descubriendo e intentan sacar a la luz.

La adaptación cinematográfica fue llevada a cabo por el director Martin Scorsese. La adaptación es bastante fiel al texto original y capta muchos de los detalles que Lehane dejó escritos. Teddy Daniels es interpretado por Leonardo Dicaprio de manera muy solvente y verosímil. También encontramos a otros rostros populares como Ben Kingsley o Jackie Earle Haley, todos ellos haciendo un gran trabajo. La actuación es uno de los grandes puntos de la película. Por el contrario el ambiente opresivo y angustioso de la isla no llega a ser tan intenso como en la novela pero si consigue transmitir sensación de peligro y tensión en algunas escenas.


En comparación me gustó mucho más la novela que el film. Tiene muchos más detalles del pasado del protagonista y las escenas de las pesadillas están mucho más conseguidas. El libro es muy ameno y a pesar de contar con casi 400 páginas no es complicado acabarlo en un par de días de puro ameno que es. La película en cambio me ha parecido muy dilatada, de las dos horas de duración se podría haber recortado un poco de metraje. Las conversaciones que en la novela se me pasaban volando en la pantalla me parecieron muy largas.

La revelación final en el libro es mucho más notable. El giro que nos da el autor en las últimas 30 páginas es digno de elogio. Todas las pistas dejadas por el texto son recogidas de manera brillante y todo cobra sentido. En la película casi estas esperando algo así y no llegamos a ver realmente todos estos matices.

Siempre que se pueda creo que hay que ir a la fuente original para conocer como fue concebida una idea por su autor. Las adaptaciones no dejan de ser interpretaciones de una obra hecha por otro autor. En el caso de Shutter Island la novela me pareció increíble y alucinante pero la película creo que no le hace justicia. Si tenéis ocasión leérosla que no os decepcionará.