Búsqueda personalizada

jueves, 5 de agosto de 2010

Bad Boy de Frank Miller y Simon Bisley.

Ficha técnica:

- Guión: Frank Miller.
- Dibujo: Simon Bisley.
- Color: Angus McKie.
- Edición original: Publicado por Oni Press como el especial Bad Boy.
- Edición española: Publicado en el 2000 por Norma en formato tapa blanda, 40 páginas, 6 €. También disponible en una edición más reciente de Panini en tapa dura por 9 €.


Historia:

Jason es un niño de unos 10 años que nota como algo no encaja en su vida. Vive con dos personas que dicen ser sus padres pero sospecha que en realidad no lo son, tiene extraños pensamientos sobre cosas que jamás ha visto y siente unas ganas inmensas de fumarse un cigarrillo. Por ello intenta escaparse pero es capturado por un ejército de robots humanoides y devuelto al punto de partida después de un borrado de memoria.

Opinión:

Frank Miller es capaz de los mejor y lo peor a la hora de deleitarnos con un cómic. Es capaz de crear obras sublimes como Batman: Año uno o Daredevil y otras mediocres como El contraataque del señor de la noche. Otras en cambio se quedan en tierra de nadie y sin llegar a brillar no se puede afirmar que sean malas. En estos casos solemos encontrarnos ante tramas sin un gran gancho pero que gracias al dibujante de turno se salvan de la quema. Este es el caso de Bad Boy.

La historia es curiosa, ver como un chavalín de no más de 10 años actúa y piensa como un adulto es bastante interesante. Ver como va pensando la fuga de su peculiar cautiverio y como intenta zafarse de sus captores es posiblemente lo mejor de todo el argumento. El problema viene justo al final que da la sensación de que estamos ante un relato de varias partes y solo nos han contado la primera. No tenemos apenas ninguna respuesta y toda la historia se queda totalmente a medias.


Lo que no defrauda ni lo más mínimo es el dibujo de Simon Bisley. El estilo de este autor es completamente reconocible y en este cómic, aunque menos que en otras ocasiones, se luce como suele ser habitual. Bisley no da unos personajes enormes, que ocupan toda la página y los decorados y fondos están llenos de detalles. Sin duda lo mejor de toda la obra es el grafismo de Bisley.

Bad Boy esta bien, es una lectura entretenida y correcta pero sin terminar. Miller crea unas expectativas que luego deja totalmente inacabadas. Como primer capítulo de una novela de ciencia ficción habría estado muy bien pero leerlo de manera independiente puede resultar frustrante. Si lo que buscáis es el dibujo de Bisley probad con Lobo o Bodycount (aunque el guión de esta última es flojito) donde el autor hace un trabajo sensacional.

Con la doble reseña de hoy me despido hasta el lunes, que este fin de semana me voy. Nos vemos.