Búsqueda personalizada

jueves, 2 de julio de 2015

Investigadores de lo desconocido. ¡Deben morir! de Jeph Loeb y Tim Sale.

Ficha:

- Guión: Jeph Loeb.
- Dibujo: Tim Sale.
- Color: Lovern Kindzierski.
- Edición original: Publicado por DC Comics en la miniserie de ocho números Challengers of the unknown must die!
- Edición española: Publicado por Planeta DeAgostini en 2005 en un tomo de tapa blanda, 13€ y 192 páginas.


Opinión:

A Jack Kirby le llaman el rey y no es un apodo que le quede grande. A lo largo de los años no ha existido otra figura que se le acerque en cuando a creatividad a este genio del noveno arte. Personajes como el Capitán América, Los Vengadores, X-Men o Los Cuatro Fantásticos nacieron en su mesa de dibujo. A día de hoy se comenta mucho la importancia de Stan Lee en el mundo de los superhéroes. Cierto es que Lee tuvo muchísimas ideas pero sin el arte de Jack Kirby (y otros excelentes dibujantes) no harían llegado tan lejos.

El caso es que la prodigiosa mente de Kirby también creó otros personajes menos conocidos que los antes mencionados. Algunos de ellos fueron Los Investigadores de lo desconocido, traducción libre española de Challengers of the Unknown que sería algo así como retadores de lo desconocido. Este grupo era muy parecido a los 4F de Marvel (cuyo primer número salió varios años después) y parece ser que gustó a los lectores de los sesenta y setenta ya que su primera cabecera aguantó casi noventa episodios, lo que no esta nada mal.


Con todo esto nos llegamos a principios de los noventa. Los Investigadores llevan casi dos décadas sin una serie propia y ya casi nadie se acuerda de ellos. Pero resulta que un par de novatos del mundo del cómic tienen una idea para este grupo. Ellos Jeph Loeb y Tim Sale, dos autores que firmarían posteriormente algunas de las mejores obras de Batman y que dejarían unas cuantas colaboraciones destacadas tanto en Marvel como en DC. En 1991 aún eran unos novatos en el medio y esta colección de los Investigadores les permitió experimentar y probar nuevas ideas sin presión.

Loeb arranca la historia con ritmo y contundencia. Pone en situación a los lectores, presentando al grupo y sus circunstancias de manera que podamos seguir la historia sin necesidad de tener algún conocimiento previo de estos personajes. Lo que encontramos son unos individuos que distan mucho de ser héroes. Personas con serios problemas que hace tiempo fueron grandes personalidades públicas y que realizaron grandes proezas pero que a día de hoy intentan sobrevivir lo mejor posible.


Al final del primer número el antiguo cuartel general del grupo, ahora convertido en una atracción turística, explota matando a varias personas. Un asunto muy feo del que rápidamente son culpados los exsuperhéroes. A lo largo del resto de la historia se irán desgranando los motivos del atentado y conoceremos más en profundidad a los miembros del grupo. Además de esto tenemos también algunos cameos de otros héroes DC.

Tim Sale realiza un trabajo soberbio. Sus páginas son rompedoras y presenta una distribución de las viñetas realmente original. Algunas de ellas son de las que se queda en la retina como una página doble que recrea el tablero del Monopoly. Siempre me ha gustado Sale pero en este cómic en concreto hace uno de su mejores trabajos.


La historia fue editada por Planeta hace casi diez años en un tomo que incluía una entretenida introducción de Bendis, así como todas las portadas y varias páginas con bocetos. Supongo que será complicado encontrar este tomo en las tiendas pero si lo veis no dudéis en cogerlo. Es una historia bastante buena, totalmente autoconclusiva y que seguro que os gusta.