Búsqueda personalizada

lunes, 14 de octubre de 2013

Max Payne 3: a tiros por Brasil.

No suelo comentar muchos juegos en parte por que rara vez los pongo cuando son novedades. Pero el caso es que el mes pasado me acabe la tercera entrega de la saga Max Payne y ha sido uno de los juegos que más me ha gustado en los últimos años. Voy a comentar un poco lo que más me ha llamado la atención.

La historia nos coloca unos años después de lo visto en la segunda parte. Max se ha perdido completamente en los errores de su pasado y se ha abandonado a la bebida. Es por ello que no tarda en aceptar una oferta de trabajo como guardaespaldas en Brasil acompañado de un viejo amigo suyo.


Las acciones de Max están muy bien realizadas y hace todo tipo de movimientos de forma suave y fluida. Disparos con dos armas, coberturas tras paredes y cajas, saltos en tiempo bala o ejecuciones a corta distancia son solo algunos de los movimientos del repertorio. Me ha llamado la atención como los desarrolladores han limitado las armas que Max puede llevar al mismo tiempo, apenas dos cortas y un rifle. Las armas largas no tienen nada con lo que el personaje pueda colgarselas al hombro y debe llevarlas en la mano. Además la munición esta bastante justa y ello hace que cada poco tiempo tengamos que cambiar de arma.

Los tiroteos son espectaculares y diferentes entre si. Los enemigos son bastante duros y tratan de ayudarse del escenario para acabar con Max. Además reaccionan de forma diferente en función de donde sean alcanzados.

 

Max va cambiando constantemente a lo largo de la aventuras. Su aspecto es diferente para cada nivel. Estos cambios no se limitan solo al vestuario si no al aspecto físico del personaje. Además durante el desarrollo de los niveles se irá manchando la ropa de sangre cuando es alcanzado o mojando si cae al agua. Muchos detalles realizados con gran calidad gráfica.

Me ha encantado Max Payne 3, la historia principal es una pasada y los modos adicionales añaden más horas de duración. Un juego que seguro que rejugaras más de una vez. Si aún no lo has jugado no lo dudes. Espero que no dejen pasar tantos años antes de volver a jugar a un Max Payne.