Búsqueda personalizada

viernes, 28 de junio de 2013

La jungla: Un buen día para morir con Bruce Willis.

Ficha:

Director: John Moore.
Intérpretes: Bruce Willis, Mary Elizabeth Winstead, Jai Courtney, Sebastian Koch.
Título en VO: A good day to die hard País: USA Año: 2013.
Fecha de estreno: 15-02-2013 Duración: 96 min. Género: Acción.



Historia:

Hace años que John McLane no sabe nada de su hijo por ello empieza a mover algunas fichas para saber como le va. Lo que descubre no le gusta nada y le llevará a ir hasta Moscú para intentar salvarle.

Opinión:

Me encanta la saga de Die Hard. Hace años que vi por primera vez la trilogía original y desde entonces he repetido bastantes veces. La cuarta entrega, aunque mucho más floja que sus predecesoras, me parece una cinta de acción bastante decente y entretenida. Esta quinta entrega es sin duda la peor de todas y no vale nada ni como película de acción ni desde luego como entrega de la saga. Ahora voy a explicarme.

La jungla de cristal tiene una serie de señas de identidad que se repiten a lo largo de las cuatro películas previas. John Mclane se ve inmerso en una serie de situaciones casi por casualidad y de las que debe salir recurriendo a su valor, astucia y suerte. Los malos le superan en armamento y número pero no por ello McLane dejará de intentarlo. De una manera u otra el protagonista suele encontrar la ayuda de un compañero en cada aventura con el que discute y tiene un sano cachondeo casi desde que se conocen. Además los villanos son patético y predecibles.



Ahora bien, ¿qué hay de todo esto en la quinta entrega?. Nada, absolutamente nada. McLane apenas dice tacos, no fuma y desde luego no queda nada de su humor ácido y cínico. Los villanos no suponen una amenaza en ningún momento para él que apenas sufre heridas hasta la última escena y los tiroteos no tienen ni pies ni cabeza. No hay ninguna empatía con el hijo de McLane y la química entre él y su padre es totalmente inexistente. Por último el villano de la historia es de chiste y da pena desde la primera escena en la que sale.

Aquí McLane sabe que va a tener problemas, en clara diferencia con las otras entregas en donde se encuentra con ellos. Puede parecer un detalle menor pero creo que uno de los mejores puntos de la saga es esta idea de McLane gafado y que allí donde va le suceden todo tipo de situaciones desesperadas. Aquí desde el principio se mete de cabeza en el jaleo.


A todo esto se le suman escenas que a poco que uno este medio atento se da cuenta de que no hay por donde cogerlas. ¿Un taxista ruso que habla inglés? Bueno, vale, quizás. ¿Un atasco de coches en Moscú y que casualidad McLane se queda parado justo al lado de su destino? Buff, muy por los pelos. En medio del tiroteo en el piso franco, ¿McLane habre una caja y esta llena de armas cargadas? Puede ser. ¿McLane sin saber ruso consigue entrar en el hotel antes que su hijo, supuesto superespia que habla ruso perfectamente? No me lo creo. Casi se podrían coger todas las escenas de la cinta que no tendrían sentido.

El trabajo de los actores es muy malo también, pero viendo el guión que les dan hacen lo que pueden. No hay ninguna escena en la que puedan lucirse y los comentarios de McLane no son ni la sombra de los de anteriores entregas. Bruce Willis no se luce nada y hace su trabajo más anodino y triste que le recuerdo. Su hijo interpretado por Jai Courtney mejor que se hubiera quedado como side kick de Espartaco en la serie de televisón que lo hizo mil veces mejor. Si es que ni el Yippi ki yae mola, no se salva nada de toda la cinta.

Para mi esto no es una película de La jungla de cristal. Es un producto mal hecho que intenta coger el nombre de una leyenda del cine de acción y sacar dinero. Die Hard sigue siendo una trilogía con una entretenida cuarta parte, esta película mejor olvidarla y hacer como si no existiera.