Búsqueda personalizada

lunes, 10 de junio de 2013

Breaking bad temporada 2.

Sigo adelante con Breaking Bad de la que hace poco me acabe la segunda temporada en la que se ha visto el potencial de la serie. Casi el doble de capítulos que dejan un muy buen sabor de boca en el espectador.


Walter y Jesse siguen adelante con el negocio de la fabricación de drogas. El principal problema que tienen es la distribución. Ya han conseguido asentarse y tener un buen método pero el como vender y mover el material es otro asunto. Al final de la anterior temporada veíamos como más o menos habían solucionado esta cuestión mediante los tratos con Tucko. No obstante como pronto se darán cuenta la asociación con este sujeto puede conllevar muchos problemas y deberán buscar nuevas alternativas. Este punto es uno de los ejes principales de esta segunda temporada.

En esta segunda temporada han tenido casi el doble de capítulos y por lo que los realizadores han tenido mucho más tiempo para desarrollar la relación entre Walter y Jesse. En un principio pensaba que Walter tendría una aptitud más paternal con el chaval pero en todo momento le trata como a un socio. Tienen algunos momento más delicados pero en general es una relación completamente profesional y centrada en el negocio. Si me apuras veo más preocupado a Jesse por la salud de su compañero que a la inversa.


El trabajo de ambos actores es brillante, se complementan a la perfección y sus escenas son muy naturales. La tarea de Bryan Cranston llama más la atención del público pero creo que sin Aaron Paul no podría existir Breaking Bad. Esta claro que Walter es el cerebro pero la trama, al menos la parte respectiva a las drogas, avanza gracias a Jesse y los fallos que tiene y como intenta hacerse el pez gordo. En cualquier caso el trabajo de ambos actores es simplemente espectacular y todo cumplido que se les haga es poco.

Todo esto es lo referente a la vida de Walter como Heissenberg el fabricante de drogas, pero no hay que olvidar de Walter el enfermo de cáncer y profesor de instituto. La familia de Walter se muestra completamente idílica de puertas para fuera pero dentro ya es otro asunto. Su mujer sabe que esconde algo y no parará hasta saberlo. El final de la temporada deja muchas cuestiones abiertas en este sentido.
 

En este apartado ha ido ganando cada vez más importancia Hank, el cuñado que trabaja en la DEA. al poco de empezar la temporada resuelve un caso importante (por decirlo de alguna manera) y esto le dará un ascenso. Hank poco a poco va escalando posiciones y va enfocando sus investigaciones en la caza de Heissenberg. No se cuando será pero el momento en que descubra que es su cuñado promete ser espectacular.

A los personajes principales vistos en la anterior temporada se les unen varios bastante interesantes. Por un lado esta el abogado Saul, un tipo sin ningún tipo de escrúpulos que intentará forrarse a costa de los negocios sucios de Walter y Jesse. De puro asqueroso que es resulta hasta gracioso. También sale una chica con la que Jesse comienza a intimar. Una antigua drogadicta que volverá a caer y que protagoniza una de las escenas más sobrecogedoras de la temporada.



Esta segunda temporada ha confirmado lo que se intuía en la primera. Breaking Bad es una gran serie que parte de una idea muy simple pero con un potencial enorme. Los realizadores han sabido verlo y poco a poco lo van mostrando. Dándonos la información precisa en cada momento y desarrollando unos personajes muy atractivos. Me encanta, si alguien no la sigue se esta perdiendo un gran espectáculo.