Búsqueda personalizada

jueves, 22 de mayo de 2014

Damian: hijo de Batman de Andy Kubert.

Ficha:

- Guión: Andy Kubert.
- Dibujo: Andy Kubert.
- Edición original: Publicado por DC Comics en la miniserie de cuatro números Damian: Son of Batman.
- Edición española: Publicado por ECC ediciones en un mayo de 2014 en un tomo de tapa dura de 112 páginas, 13´50€.


Opinión:

Damian Wayne ha sido seguramente el personaje más importante surgido en las páginas de Batman en los últimos 15 años. Cuando Grant Morrison desembarco en la colección del murciélago trajo, como siempre, un buen puñado de ideas revolucionarias y una de ellas fue darle un hijo a Bruce Wayne. Tomando como base una historia de hace años resultó que el bueno de Bruce había tenido un hijo con Talia, la hija de Ra´s al Ghul uno de sus peores enemigos. El chaval fue criado por su madre y educado en las artes de la Liga de Asesinos. Cuando Bruce descubrió todo este asunto se hizo cargo del chico que terminó convirtiéndose en Robin. Todo esto se pudo leer en la saga Batman e hijo, ilustrada por Andy Kubert.

Desde su primera aparición Damian cautivó a los lectores y poco a poco fue ganando cada vez más presencia en las diferentes cabeceras de la batfamilia. No obstante Morrison tenía planes para su criatura y acabó matando al personaje en las páginas de Batman Inc.


Pero esto son comics y si algo no cuadra siempre se puede hacer una línea alternativa o un otros mundos y de esta manera poder contar la historia que haga falta sin necesidad de la continuidad "oficial". Con esta idea en la cabeza Andy Kubert se lió la manta a la cabeza y compuso esta miniserie de cuatro números en la que además de sus habituales tareas artísticas se encargó también del guión. Cuando leí esto por primera vez pensé que la serie tendría una historia chorras y un dibujo espectacular. Gran error la serie tiene una pasada de dibujo y una trama no menos buena.

Andy Kubert se postula como un guionista más que competente en esta historia. Se nota que aprendió la lección cuando trabajo con Morrison y nos deja una visión de Damian Wayne que bien podría haber sido la oficial si no hubiera muerto. En un principio le vemos como Robin pero no tarda en enfundarse el traje de Batman. Para ello Kubert toma el diseño que hizo para el mítico Batman 666 (para mi de los mejores comics de Batman de todos los tiempos). Esta historia puede ser considerada una precuela de ese cómic ya que vemos como Damian se pone el traje por primera vez.


La única pega que le veo a la serie es que queda abierta. Kubert abre muchas incógnitas en la historia pero no cierra todas, quedan algunos cabos sueltos que es de esperar que se cierren en sucesivas miniseries. Ojala sigan adelante por que desde luego hay potencial e historia para rellenar más arcos argumentales.

Me ha encantado esta miniserie, es emocinante, llena de intriga con giros inesperados y muchas sorpresas por descubrir. Andy Kubert ha demostrado que sabe como construir una historia y plasmarla en viñetas espectaculares. Además sale una banda de monos mafiosos y un tiburón disfrazado como Vito Corleone que secuestran un autobús escolar y acaban con múltiples heridas después de que Damian les de la paliza de su vida. ¿Qué más se puede pedir? Pues os garantizo que aún hay mucho más por descubrir.