Búsqueda personalizada

lunes, 22 de junio de 2015

Un año orgullosos y satisfechos.

Hace poco más de un año que Juan Carlos I abdicó y como conclusión directa su hijo pasó a ocupar el trono de España. Durante este tiempo más que cambiar a un rey por otro parece que lo que ha pasado es que hemos añadido a uno nuevo. Cada vez que sale algo de la Corona en la televisión se sigue hablando de Juan Carlos I como rey, con menos apariciones institucionales pero todos sus privilegios intactos . Aunque bueno, todo esto es otra historia que no viene al caso.


Con motivo de este acontecimiento histórico Albert Monteys dibujó una portada espectacular para el número de la revista El Jueves que salía esa semana. La cosa estaba en marcha, con los ejemplares impresos y a punto de ser distribuidos, hasta que alguien de la editorial decidió que algo así no era correcto y decidió cambiar la portada. En los días posteriores Monteys y gran parte de los autores decidieron dejar su puesto en la publicación. Pocos días después sacaron una nueva revista llamada Orgullo y Satistafacción donde trataron sin ningún tapujo todo el asunto de la abdicación. Fue un éxito y a partir de septiembre decidieron hacer una revista de las mismas características de forma mensual.

El pasado jueves se cumplía un año desde que salió a la venta el primer número de Orgullo y satisfacción. Para celebrarlo algunos de sus autores organizaron una charla en una librería de Madrid. Allí contaron una vez más como fue la salida de El Jueves, como fue la fundación de la nueva revista y presentaron su primer libro en papel aparecido el pasado mes de mayo (del que hablaré la próxima semana). La charla duró algo más de una hora y a continuación los autores firmaron y dedicaron libros a los asistentes. Una tarea titánica ya que hicieron un dibujo en cada libro. Cuando yo me marché llevaban más de una hora con las firmas y no tenía pinta de que lo fueron a dejar hasta que no firmaran a todo el mundo.

Con el paso de los meses Orgullo y Satisfacción se ha convertido en una lectura obligatoria para todos aquellos que quieran mirar más allá de las noticias generales. La revista aún esta asentándose y las novedades han sido constantes desde el primer número. Todo ello contado por algunos de los mejores caricaturistas de nuestro país, sin cortarse ni un pelo y llamando a cada cosa por su nombre. Esta revista es lo que hace años era El Jueves, el cual la verdad es que se ha quedado muy descafeinado.