Búsqueda personalizada

jueves, 6 de noviembre de 2014

Bodycount de Kevin Eastman y Simon Bisley.

Las tortugas ninja vuelven a estar de moda este año gracias a la nueva película que estrenaron en verano. La verdad es no estoy seguro de si alguna vez han dejado de estar de moda ya que son personajes que se renuevan cada cierto tiempo y parece que los chavales, (y los no tan chavales) siguen interesados en sus aventuras. Esta renovación se lleva a cabo no solo en el cine si no que también esta presente en las series de animación o en los cómics.

 

Hoy voy a comentar un cómic de la etapa clásica de las tortugas, escrito por su creador Kevin Eastman y dibujado por Simon Bisley. La obra se titula Bodycount, esta protagonizada por Rafael y Casey Jones y ya os voy adelantando que no es ningún tratado de filosofía.

Bodycount no se anda por las ramas y desde la primera página deja claras sus intenciones. Tipos hipermusculados, armas gigantescas y acción a raudales es lo que vamos a encontrar en este cómic de menos de cien páginas. Rafael y Casey Jones son los personajes más radicales del particular universo de las tortugas, no les tiembla el pulso mucho a la hora de acabar con los enemigos. En esta historia básicamente Eastman deja los sueltos enfrente de los enemigos. A esto le sumamos homenajes al cine de John Woo, mujeres de pechos imposibles y grandes dosis de violencia, y ya tenemos Bodycount.



Pero hay si algo destaca sobremanera en este cómic es el dibujo de Simon Bisley. Eastman hace un guión muy simple y deja referencias de cómo llevar a cabo la distribución de viñetas, a partir de aquí Bisley se desata como pocas veces. En este cómic Bisley deja libre toda su imaginación plasmando en cada página toda la locura del cómic. El dibujante se permite además un montón de licencias y va poblando las páginas con una gran cantidad de detalles. Seguro que cada vez que cojáis el tomo encontrareis algún detalle nuevo. Me encanta Bisley en Slaine o en Lobo, pero verle aquí tan suelto y desenfadado me ha gustado aún más.

Bodycount fue publicado por Norma hace unos cuantos años, supongo que por internet o en alguna tienda de cómic antiguo se puede encontrar. La edición es francamente buena y cuenta con varias páginas de bocetos comentados por Eastman donde va explicando la creación del cómic.


De vez en cuando apetece leer un cómic y desconectar por completo, alucinar con las viñetas y dejarse llevar sin pensar mucho. Bodycount es uno de esos cómics, la historia (si es que se le puede llamar así) no vale nada pero el dibujo de Bisley y las frases lapidarias cumplen de sobra para mantenernos entretenidos un rato. Si tenéis claro esto podéis pasar un buen rato, si buscáis algo más profundo buscad otro cómic.