Búsqueda personalizada

viernes, 9 de marzo de 2012

Made in England: London Super Comicbook Convention 2012.

Los pasados 25 y 26 de febrero se celebró la primera convención de cómics de Londres. Se hacen otro tipo de salones de este estilo pero según parece este fue la primera convención propiamente dicha. Como padrino del evento contó con la presencia de Stan Lee, que ya comente la semana pasada todo lo que hizo el genial creador de Spiderman. Hoy voy a repasar un poco todo lo que me encontré en esta convención.


Había muchos puestos de tiendas y editoriales donde era posible encontrar cómics antiguos a precios muy interesantes. El puesto de Panini tenía una interesante oferta de 2x3 en los tomos Marvel que sacan aquí en Inglaterra. El puesto de 2000 AD también tenía cosas interesantes y continué ampliando la colección del Juez Dredd.


El nivel de los chavales disfrazados era bastante alto. El que más me gustó fue un tipo que iba de Lobezno. Llevaba una camiseta de tirantes, patillas, un puro, unas garras de plástico. Os prometo que era la viva imagen de Lobezno. Por lo que hablé con él hacía bastante ejercicio y era un gran fan del personaje. También había Spiderman de todos los colores, Masacre, una chica vestida de Duke Nukem y los enemigos de Batman al completo.


En cuanto a los autores el salón presentaba un cartel muy bueno. Dejando a un lado la presencia de Stan Lee, que solo eso ya justificaba la asistencia, asistieron un gran número de autores destacados. De los autores ingleses mencionar a gente como Ian Churchill, Jock, Bolland o Sean Phillips. El que más gracia me hizo fue Paul Cornell que aún se acordaba de mi de cuando en la sesión de firmas de Orbital Cómics en febrero y en Forbidden Planet del año pasado se equivocó con mi nombre. De los demás me quedo con el simpático George Pérez o el legendario Bernie Wrightson.

Fue una lástima que algunos autores finalmente no pudieran acudir a la cita. Tenía preparado el 25 del Capitán América con la "muerte" de Steve Rogers para la firma de Steve Epting pero finalmente tendré que esperar a otra ocasión. Igual que el número 1 de Walking Dead para Tony Moore que también se quedó sin firma.


Lo que me he dado cuenta desde hace tiempo es la suerte que tenemos de que en España los sketchs sean gratuitos. Aquí en Inglaterra, y creo que en casi todas partes, los autores cobran por ellos y son cantidades en ocasiones nada despreciables. Tenemos desde Phill Jimenez que hacía dibujos gratis a los aficionados, las 13 libras que cobraba Peter Nguyen por una lámina y un sketch o las 75 por un rostro de Mike Deodato.

En conjunto me pareció un salón muy interesante. Los autores eran muy buenos y las conferencias dadas fueron muy interesantes. El año que viene si sigo por Londres sin duda vuelvo.